Bienvenido a Voces en el Silencio
Aerko
Bienvenido

Menu Principal
· Inicio
· Top 20
· Archivo de Historias
· Busqueda
· Seleccion por temas

Libro: Voces o Silencio
"... “Voces o silencio”, el texto no sólo aporta –y mucho– al trabajo de los profesionales que desarrollan su tarea con sujetos con sordera o hipoacusia, sino también a esos sujetos y, fundamentalmente, a su entorno familiar..."
Para más información info@voces.org.ar


Usuarios Conectados
Bienvenido, Anonymous
Nickname
Contraseña
(Regístrate)
Membresía:
Último: Bayton
Nuevos Hoy: 0
Nuevos Ayer: 0
Total: 8798

Gente en línea:
Visitantes: 43
Miembros: 0
Total: 43

Usuarios
· Foros
· Su Cuenta
· Enviar Noticias
· Mensajes Privados
· Sugerencias
· Recomiendenos
· Links - Enlaces

Preguntas Frecuentes
· Voces en el Silencio
· Como usar el sitio?
· Puedo cambiar la contraseña
· Como se editan los datos de su cuenta

 
Educación Escuelas: El niño con deficit auditivo puede hablar
Editado el Voces el Tuesday a las 00:00:00, el 20 April del 2004
Contribución de fredyber

Para PADRES de NIÑOS con DEFICIT AUDITIVO
Desde el 3 de julio de 1960, la escuela de sordos e hipoacúsicos del Centro de Fonoaudiologia de Mar del Plata ha estado en la tarea de ayudar a los niños sordos o de reducida audición y a sus familias.
En los niños la pérdida de audición, involucra una dificultad adicional. Es que por medio de la audición, los niños aprenden a hablar, y si el niño no puede oír, ...

él no tiene capacidad de imitar las palabras usadas para producir el lenguaje.
Sin embargo con una temprana detección de la pérdida auditiva, asistido por un profesional, con un adecuado dispositivo amplificador y con la ayuda de la familia y maestros en todos los aspectos de su desarrollo, los niños de hoy con reducida audición pueden sobreponerse a esa dificultad adicional. Él aprenderá a comunicarse sucesivamente con otros por medio de la escucha y del habla.

Ese era el objetivo del benemérito fundador de CEFA (Centro de Fonoaudiologia de Mar del Plata) el Dr. Víctor Azcárate, quien siempre se esforzó para que todos los niños sordos o hipoacúsicos pudieran tener la posibilidad de aprender a hablar.

Tome acción inmediatamente. Muchos niños con audición reducida pierden un tiempo valioso porque la familia, amigos o médicos, algunas veces adoptan una actitud de "espera y veremos". No se retrasen. Vea a su pediatra u otólogo(especialista en oídos) de inmediato. Ningún niño es demasiado joven para una prueba de audición o demasiado joven para Uds., sus padres, para observar sus respuestas al sonido.

Observe a su niño, note como él responde a su voz cuando él no pueda verlo, observe si vuelve su cabeza cuando suena el teléfono. Tome nota de lo que Ud. observe. Cuando vea a su doctor delé sus observaciones especificas de las respuestas de su niño a los sonidos y sus razones por sospechar que él puede tener pérdidas de audición. Los padres están más con sus hijos que ningún otro y ellos los conocen mejor que nadie. En efecto, los padres y los abuelos son usualmente quienes descubren las pérdidas auditivas.

Sus doctores pueden determinar si hay razones médicas para el problema auditivo. Ellos pueden hacer referencias de otros especialistas que ayuden a identificar y remediar el problema. Tales otros especialistas incluyen un audiólogo quien puede evaluar su habilidad para entender y usar el habla y el lenguaje. Estos especialistas pueden ser ubicados dentro de hospitales, universidades, clínicas, y escuelas. En su evaluación ellos determinan:
** El rango de audición de su niño en cada oído.
** Cuan bien esta usando la audición disponible.
** Cuan bien entiende las construcciones del habla y del lenguaje.
** Cuan bien usa el habla en relación a su pérdida auditiva.
** Que pasos debe seguir Ud. para ayudar a su niño a usar la audición disponible y desarrollar su habla y lenguaje.

Una vez que la evaluación es completada, es necesario decidir acerca del grado y clase de tratamiento necesario. El tipo de audífonos y la intensidad de la terapia del habla, el entrenamiento auditivo y la participación de los padres, que variaran dependiendo de la especifica pérdida de audición de cada niño.

  • Cuando ellos consiguen audífonos.
    Tan pronto como su reducción audible ha sido determinada, su niño necesita ser provisto de audífonos. Justamente ningún niño es demasiado joven para ser examinado, ninguno lo es para no ser provisto de audífonos. El audiólogo es quien efectuara las pruebas y probablemente recomendara dos audífonos (amplificación biaural) siempre que sea posible. Aunque dos audífonos son doblemente caros en relación al costo de uno, ellos justifican el gasto si su niño hace el máximo uso de cada bit de escucha que tenga en cada oído. El ajuste de audífonos en los niños no es un proceso rápido. Ello puede tomar varios períodos de prueba con diferentes audífonos o con varias modificaciones en los mismos audífonos antes de encontrar el grado y tipo de amplificación correctos en cada caso. La ayuda de ellos variará en concordancia de tipo y severidad de la pérdida auditiva.

    Hoy, la mayoría de los audífonos son usados detrás de la oreja y no llaman la atención. Paciencia y un cuidado extra en la selección de los audífonos resultaran en la más apropiada ayuda para su niño. Una vez que los audífonos son provistos requerirán un tiempo de adaptación para Uds. y para él. Los padres pueden volverse desanimados o confusos viendo a sus pequeños utilizar estos dispositivos. Aunque los niños escuchen mejor o por primera vez en su vida, Uds. Deben lograr que usen estos nuevos sonidos en su mundo privado. Los niños también consiguen usar estas ayudas como el resto de otros niños detrás de las orejas o en el bolsillo de alguna ropa que vistan. Los moldes en las orejas requieren otros ajustes. No deben sorprenderse que su niño tire los audífonos y remueva los moldes de sus orejas. Sin dejar de proceder con naturalidad vuelva a colocarle unidos los audífonos y moldes y mueva sus manos hacia algo más interesante para distraer la atención del pequeño. Después de un rato él volverá a acostumbrarse a esta adición y comenzara a disfrutar muchos nuevos sonidos que están siendo escuchados por su " nueva oreja".

    Observe cuidadosamente para estar seguro que los audífonos trabajen adecuadamente. Como cualquier dispositivo electrónico ellos requieren una cuidadosa manipulación y un mantenimiento rutinario.
    Los audífonos dejados en las cómodas (o bolsos) no ayudan a su niño a oír y a hablar, pero tampoco serán ayudas sino están en condición A-1. Baterías débiles o agotadas, receptores ruidosos, cables cortados, micrófonos obturados con dulces o manteca, controles de volumen desconectados, etc. hacen inútiles los audífonos de sus niños en este periodo crítico de su vida, el aprendizaje del habla y del lenguaje. Haga que se sienta confortable con su audífono y desarrolle una rutina de verificación diaria.

    Los audífonos necesitan ser probados periódicamente por su vendedor o clínica del habla y escucha para estar seguros de que ellos están operando correctamente. Afortunadamente con un cuidadoso mantenimiento de rutina y de manipulación, las reparaciones serán infrecuentes.
    Recuerde que las baterías son solo buenas por un corto tiempo y deben ser reemplazadas cada pocos días o semanas dependiendo de la clase de audífono que se utilice. Cada minuto que su chico este privado de usar su audífono es una pérdida de oportunidad de aprender algo nuevo por medio de ellos.

    Investigaciones recientes han mostrado, que para un determinado tiempo más del 50% de los audífonos usados por los niños de este país no trabajaban. No permita que su niño forme parte de ese 50%.
    Hay unos pocos niños con pérdidas auditivas tan profundas que no pueden ser ayudados por audífonos. Para ellos los implantes cocleares pueden ser una opción. Un implante coclear es un aparato implantado quirúrgicamente que provee algo de conocimiento del sonido, mejorando su capacidad de lectura labial para la mayoría de los niños y el reconocimiento de palabras para otros sin lectura labial.

    El implante coclear no es recomendado para niños que puedan beneficiarse con audífonos porque un implante coclear involucra una intervención quirúrgica, muchas veces más costosa y que no produce más beneficios que las ayudas regulares(audífonos). Sin embargo, si su niño no muestra ningún beneficio de sus audífonos después de un largo período, un implante coclear es una alternativa que podría considerase. Una serie de pruebas de diagnósticos son requeridas para determinar si su niño es un posible candidato quirúrgico. Logrado un implante coclear también requiere un posterior seguimiento audiológico y una terapia del habla que serán extensos en el tiempo posterior a la intervención.

  • El ámbito de escucha.
    La sola colocación de ayudas (audífonos) en los niños no los incita a usar de ellos en el mayor tiempo posible. Contrariamente a los niños con audición normal, quienes aprenden a diferenciar los sonidos en su ambiente, los niños con reducida audición deben aprender a escuchar. Hasta que ellos no aprendieron a estar prevenidos de los sonidos y de que ellos tienen algún significado, los audífonos son de poca utilidad .

    El entrenamiento auditivo es un término usado para describir el proceso por el cual un niño que es sordo o de reducida audición aprende a usar sus audífonos en el mayor grado posible. Este tipo de entrenamiento tiene dos posibles formas:
    -- El tipo más comprensivo e importante es la creación de un ámbito de escucha en el cual el niño pueda desarrollar una actitud de escucha y aprendizaje. La escucha es un trabajo de todo el día y es el principal medio del niño para aprender acerca del mundo que lo rodea. En la enseñanza de su niño, Ud. debe empezar por desarrollar su atención y prevención a los sonidos. Cuando camine por el parque, por ejemplo, dirija su atención a los sonidos de los animales y pájaros. Si hay un perro ladrando cerca, converse acerca de lo que el perro esta haciendo. ¡Yo escuche eso¡. Escuche ladrar al perro. ¿Lo escuchaste al perro?. Aún en situaciones similares normales de cada día, Ud. puede proveer una enseñanza del lenguaje dirigiendo la atención del niño a la presencia del sonido, su fuente y su relación con ella.

    -- El segundo tipo de entrenamiento auditivo es la práctica especifica de ejercicios de audición en el ámbito de escucha. Estos ejercicios son periodos de prácticas y de discriminación, tales como la imitación de sonidos de animales con el propio animal(miau con el gato), (guau con el perro).

    Los ejercicios pueden ser efectivos solamente si el ámbito provee oportunidades para que el niño "escuche y aprenda". Los ejercicios del entrenamiento deben ser realizados por cortos periodos de tiempo en muy poca cantidad si ellos no incorporan un gran trabajo previo de continuas oportunidades para tener confianza en su escucha.

  • Aquí comienza el habla.
    Mucho antes de que los niños digan una simple palabra, ellos están acumulando un gran entendimiento de que se dice alrededor de ellos. Hay una diferencia entre lo que el niño pueda entender (recepción del lenguaje) y lo que el actualmente puede decir (expresión del lenguaje hecho posible por el habla). Ellos conocen la palabra mamá mucho antes de que puedan decir mamá. Después que su niño ha tenido algo de tiempo para disfrutar el conocimiento de a quien se refiere la palabra mamá, él comienza a expresarla.
    Su niño puede consistentemente llamar por su nombre ciertas cosas con sonidos que pueden no ser correctos. Estos sonidos están siendo usados para expresar sus nombres son el comienzo del habla.

    Tanto como su niño desarrolle el habla, sígalo Ud. en sus emisiones algunas veces y su niño lo seguirá a Ud. en otras. Cuando el niño exprese sonidos en un intento de expresar palabras, Ud. diga la palabra claramente después que él. Si él dice "agua", repita "agua" y siga "quiero agua" y entonces desarrollará junto al reconocimiento de la palabra, palabras que forman frases. Si Ud. piensa conocer que él esta tratando de expresar, ayúdelo proveyendo la palabra. Déjelo escuchar como fluye el lenguaje en vez de que aprenda solo una palabra a la vez. No se preocupe si algunos sonidos que él haga no sean claros o consistentes. Manténgalo hablando. Anímelo a usar su voz logrando su atención. El habla es diversión¡. El disfrutará con ritmos y canciones. Su niño gustará de entretenerse con su voz y experimentar sonidos tratando al lenguaje y a hablar. Todas las veces que use los audífonos será crucial en el desarrollo del habla, permitiendo que él escuche su propia voz como la de los otros.

    Ud. podrá ver su progreso (desde la escucha, al conocimiento de muchos sonidos, teniendo algo que decir a usar los sonidos correctos para decirlo) y cuan importante es para los niños tener cada oportunidad para acumular información acerca de la cual comunicarse y desarrollarse.
    Eso es el porque es tan importante que Ud. le hable y le de chance de escuchar y aprender los nombres y las características de las cosas, gentes y eventos de la vida. Esta forma natural para que los niños puedan aprender el lenguaje es aquella que hacen los padres con los niños de audición normal para ayudarlos y enseñarles a hablar. Así que hable con su niño, sabiendo que el usa audífonos, su niño podrá escucharlo y por medio de esa escucha él aprenderá a desarrollar su habla por medio del mismo proceso que lo hacen los otros niños.
    El proceso de enseñanza será normal, pero es su responsabilidad que la "puesta en escena" sea justamente la correcta, en forma de compensar la reducción de capacidad auditiva de su niño.

    No olvide, también, que la visión es particularmente importante a su niño de reducida audición. Haga las verificaciones de su vista periódicamente por adecuados especialistas. Como cualquier otro niño, regulares chequeos deberán ser mantenidos.

  • Su niño como un niño.
    Su niño con reducida audición necesita las mismas cosas que cualquier niño necesita de su familia y entorno, un sentimiento de ser amado, un sentido de seguridad, tiempos que esta siendo abrazado y confortado, un sentimiento de que es importante e integrado miembro de la familia o grupo. Esto significa que él debe ser conversado, escuchado e incluido en todas las conversaciones y actividades de la familia. Además de los padres todos los miembros de la familia son maestros en la enseñanza del lenguaje y aún parientes y/o amigos pueden estar involucrados. La imagen de la abuela que duerme a su pequeño nieto teniéndolo en brazos y cantándole al oído es muy apropiada para los pequeños de audición reducida..

    La aparición de un niño que es sordo o con reducida audición, en la familia, casi siempre trae necesidad de un ajuste psicológico. No es inusual que los padres respondan con frustración, pena, o rabia cuando ellos descubren que su pequeño hijo tiene una pérdida auditiva. Estos sentimientos son normales y naturales.

    Conversar con amigos cercanos y otros padres que tengan niños con reducida audición, es frecuentemente la mejor terapia. Encontrar un programa para ayudar a su niño es un paso positivo en dirección a que la familia se sienta mejor.

    Su niño es primeramente un niño, y en segundo término un niño con reducida audición.
    Él necesita realizarse como lo que él es, contribuyente a la familia, pero no que la vida de ella gire alrededor de él. Un consentimiento por el hecho de la reducción auditiva, es tan desagradable como el que se otorga a cualquier otro niño. Amor, disciplina, aceptación, coraje, etc. son las mismas cosas que se aplican criando niños, sean de reducida audición o no, quienes se sentirán confortables con ellos mismos y con los otros.

  • El gran mundo.
    Los amigos son una parte importante de la vida de cualquier niño, y los niños que son sordos o de reducida audición necesitan hacer relaciones con los niños del vecindario, de la escuela y de la iglesia. Ud. puede alentar a otros niños a venir a jugar proveyendo un atractivo lugar de juegos, jardín, dulces, etc..
    La vida familiar presenta muchos eventos de interés para un niño: una visita al zoológico, un paseo en ómnibus, tren, subterráneo, compras en un supermercado o shopping, vacaciones, etc.. Todos estos eventos le darán a su niño algo de que hablar y enriquecerán su vida. Además encontrará placer en contarles a sus amigos las nuevas experiencias.

    En algún momento su niño estará listo para ir a la escuela. Muchas escuelas públicas ofrecen programas de infantes. Hay escuelas públicas con programas pre escolares para niños sordos o de reducida audición. Ud. puede elegir un programa especial en una escuela publica o enviarlo a escuelas privadas con programas para niños de reducida audición. Esto puede ser una buena experiencia porque los niños de habla normal sirven de modelos para el habla y desarrollo del lenguaje, además de desarrollar su comportamiento.
    Los niños pequeños usualmente pueden aceptar a un niño diferente en algo si los maestros tienen una actitud de aceptación y alientan la manera de entenderse. Algunas veces muestran a los otros niños que el de reducida audición tiene una "oreja biónica" o un "pequeño computador" para ayudar que ellos acepten al niño de reducida audición.

    Con amigos y experiencias incrementándose, su niño ganará una valiosa práctica en la comunicación con otros e incrementará sus sentimientos de confianza y habilidad. Ud. necesitara continuar la práctica de escucha, habla y lenguaje por varios de los primeros años de su niño. Esto no es fácil, pero la recompensa será grande. A pesar de la pérdida auditiva su niño se convertirá en un activo y productivo miembro de la sociedad.

  • Todos debemos ayudarles.
    Recordando conceptos de la educadora mexicana Margarita E. Nieto, es importante destacar finalmente que el desarrollo verbal del niño repercute, indudablemente, en su adaptación social, en su rendimiento escolar, y en su futura capacidad productiva. Al influir en su evolución lingüística, le estamos proporcionando la herramienta más útil para su integración a la sociedad, que lo introduce al mundo y contribuye a la felicidad de él y de los que lo rodean.

    Sentimos que la atención que este niño merece. Es tarea que compete a todos: padres, parientes, maestros, doctores, amigos. Las autoridades educativas, todos los adultos que lo rodeamos, debiéramos sentirnos involucrados en esta labor y acudir a su llamado de auxilio, que parece clamar desde el interior de estos niños:

    "Háblame....Escúchame....Ayúdame....quiero hablar como tú...."

    Bibliografía: publicación Listen! Hear! de Alexander G. Bell Association for the Deaf
    F.G.B. noviembre de 2003


  •  
    Enlaces Relacionados
    · Más Acerca de Educación
    · Noticias de Voces


    Noticia más leída sobre Educación:
    Estrategias p/mejorar la enseñanza de los niños sordos


    Votos del Artículo
    Puntuación Promedio: 3.89
    votos: 19


    Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

    Excelente
    Muy Bueno
    Bueno
    Regular
    Malo


    Opciones

     Versión Imprimible Versión Imprimible


    "El niño con deficit auditivo puede hablar" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
    Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

    No se permiten comentarios Anónimos, Regístrate por favor
    PHP-Nuke Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL. PHP-Nuke comes with absolutely no warranty, for details, see the license.
    Página Generada en: 0.17 Segundos