Bienvenido a Voces en el Silencio
Aerko
Bienvenido

Menu Principal
· Inicio
· Top 20
· Archivo de Historias
· Busqueda
· Seleccion por temas

Libro: Voces o Silencio
"... “Voces o silencio”, el texto no sólo aporta –y mucho– al trabajo de los profesionales que desarrollan su tarea con sujetos con sordera o hipoacusia, sino también a esos sujetos y, fundamentalmente, a su entorno familiar..."
Para más información info@voces.org.ar


Usuarios Conectados
Bienvenido, Anonymous
Nickname
Contraseña
(Regístrate)
Membresía:
Último: Bayton
Nuevos Hoy: 0
Nuevos Ayer: 0
Total: 8798

Gente en línea:
Visitantes: 54
Miembros: 0
Total: 54

Usuarios
· Foros
· Su Cuenta
· Enviar Noticias
· Mensajes Privados
· Sugerencias
· Recomiendenos
· Links - Enlaces

Preguntas Frecuentes
· Voces en el Silencio
· Como usar el sitio?
· Puedo cambiar la contraseña
· Como se editan los datos de su cuenta

 
Articulos Firmados Debate: Respuesta a la entrevista de Harlan LANE en EL PAÍS - VIII
Editado el Voces el Wednesday a las 13:19:55, el 22 December del 2004
Contribución de Voces

Respuesta de Raquel Alba al diario EL PAÍS

Estimado Sr Director:
Le escribo esta carta solamente para darle mi opinión sobre el artículo que ha publicado hoy en la página 38 de su periódico El País...

No conozco al señor Harlan Lane, pero a través de mi experiencia como sorda e implantada, tengo que decirle que no es realmente correcto lo que cuenta sobre el implante coclear ni, en algunos puntos, sobre las personas sordas.

Hoy en día, soy feliz. Tengo veinte años y estoy implantada desde los siete años de edad. También soy sorda profunda, prelocutiva (desde el nacimiento) y mi familia es oyente. Me pusieron el implante porque quería oír, poder oír igual que mi hermana, cinco años más joven que yo, a la que pude ver todos los días escuchando y hablando con nuestros padres, viendo la tele, riéndose de lo que decían, disfrutando de la música.

Antes de la colocación del implante, estaba en el colegio para niños sordos La Purísima de Zaragoza, utilizando los audífonos. Allí aprendí a hablar con el, llamémoslo así, lenguaje de signos y el castellano prácticamente a la vez. Pero como era sorda tan profunda, los audífonos no me servían para nada. Quería poder oír "algo", porque mis compañeros sordos, aunque eran sordos, podían oír algo a través de los "cascos", algo que yo tampoco conseguía.

Y después de tener el implante coclear, pude ir a un colegio de integración, porque lo podía hacer, a la vez trabajaba con la logopedia para aprender a oír, puesto que no es un milagro, pero casi lo es... Terminé la Educación Secundaria Obligatoria con buenas notas y luego hice el bachillerato de dos modalidades. Aprobé a la primera la Selectividad. Y ahora mismo estoy estudiando la carrera del Magisterio de Educación Especial.

Gracias a mis esfuerzos y por supuesto a mi implante coclear he llegado hasta donde estoy ahora. Puedo comunicarme con cualquiera persona, también puedo hablar por teléfono con mis padres siempre que hablen un poco más despacio de lo normal, etc. Y también puedo decir que mi lenguaje es prácticamente igual que el de los jóvenes de mi edad. Ahora me pregunto que si está bien dicho lo que ha dictado el señor Lane: "Los beneficios lingüísticos de los implantes cocleares son muy modestos" ¡Pero si gracias al implante coclear me siento más segura, con más confianza... y capaz de escribir hasta una carta para usted!.

Muchas veces pienso como me gustaría haber sido implantada mucho antes, ya que los niños cuando son más pequeños, al ponerles un implante, oyen prácticamente igual que los niños oyentes, lo cual he podido ver con mis propios ojos cuidando a un niño implantado (desde cuando tenía un año) de siete años durante el mes de Junio. Me entiende, ve la tele (sin subtítulos) como si fuera un niño oyente mas. Pero como soy implantada desde los siete años de edad, no puedo conseguir entender tan bien como él y sigo necesitando ayuda de los subtítulos,...

Aún así, soy feliz, tengo una familia maravillosa, a mi novio también maravilloso (y sordo, pero estoy enamorada de él por su forma de ser), a mis amigos estupendos, oyentes y sordos. Hablo con todo el mundo; con las personas sordas utilizando el lenguaje de signos y con oyentes el castellano. ¿Qué más puedo pedir? Me siento integrada en la sociedad.

En resumen, soy una implantada feliz. Si tuviera que nacer de nuevo, preferiría ser oyente antes que sorda. Pero como soy sorda, y con el implante coclear, lo acepto sin ningún problema. Pero conozco a las personas sordas (que no son pocas) que les da rabia por no poder escuchar la música, hablar por teléfono con las colegas y entender todo lo que dice la televisión... Eso está claro, estamos en una sociedad donde hay más gente oyente y la única solución que tenemos los sordos es intentar integrarnos como podamos en esta sociedad siempre que las personas oyentes nos ayuden para poder desarrollarnos como personas.

En cuanto al lenguaje de signos, es cierto que las personas sordas puedan comunicarse a la perfección a través de ella entre ellas, pero lo que más rabia me da es que no lo pueden hacer con las personas oyentes ni pueden leer comprendiendo los textos... Creo que no podemos depender tanto de otras personas para realizar cualquiera cosa en la sociedad sabiendo que somos capaces de aprender el lenguaje castellano, por ejemplo.

Además, toda la vida estoy con mi familia oyente y no tengo ningún problema para estar con las personas sordas y oyentes ni me siento aislada en ningún caso. En mi casa hablamos utilizando el castellano sin ningún problema... Si un niño sordo solo aprende el lenguaje de signos, ¿Qué le pasaría si quiere comunicarse con una persona oyente? ¿Cómo puede estudiar si los libros de texto están escrito en castellano, sabiendo que el lenguaje de signos tiene diferentes estructuras que el castellano? Pero, después de reflexionar en lo que ha dicho el señor Lane, pienso que posiblemente no conoce a fondo el lenguaje de signos español ni la situación actual de la educación que reciben los niños sordos en España.

En conclusión, me gustaría decir que no somos pocos implantados en toda España y aún así, muchos sordos están totalmente en contra del implante coclear. Vale, de acuerdo, les respeto pero por favor, que ellos también lo hagan, respetando a nosotros. El implante coclear es una ayuda técnica auditiva muy útil para muchos, algo que está comprobado y demostrado por mí y por muchas más personas.

Termino la carta escribiéndole la pesadilla que tuve cuando era pequeña, la que me ha recordado leyendo la entrevista con el señor Lane.

Una ley ha sido aprobada en España y según ella, todas las personas debemos ir a vivir en una isla donde podremos estar todos los sordos juntos, y así no habrá ninguna discriminación para los sordos. Todos seríamos felices allí, en la isla "sorda".

Unas policías entran a mi casa, hablan con mis padres, me llevan y mis padres no les dejan pero como la ley es la ley, al final las polis consiguen llevarme y mis padres se despidieron de mi llorando, con mucha tristeza... y yo, muy asustada, no sabía nada lo que estaba pasando. Me llevaron a un sitio donde estaban muchos niños sordos, entre ellos estaban mis compañeros del colegio La Purísima. Les saludé y les pregunté que es lo que estaba ocurriendo.

Me contaron muy contentos que nos íbamos a una isla donde solo hay sordos, ¡Qué divertido! Algunos niños estaban con sus padres sordos también pero otros no y sin embargo, también estaban contentos. Yo no sabía que hacer... Al final, nos fuimos en un avión que nos llevó hasta la isla. Ahí al principio parecía un paraíso. Teníamos todo lo que queríamos. Y les preguntaba a los mayores: ¿y mis padres? ¿mi hermana? ¿mi familia dónde está? Me contaban que están con sus amigos oyentes, mejor que me olvide de ellos, que aquí estoy más a gusto con los sordos, que son iguales que yo. Poco a poco me daba cuenta de que seguramente nunca más podría volver a ver a mi familia, ¡no lo podía soportar! Les quiero mucho y ellos a mi también, me hacen sentir muy feliz a su lado... ¡no puede ser!

Muy pocos sordos estaban de acuerdo conmigo, porque echaban de menos a su madre oyente o sus abuelos oyentes..., pero en mi caso, estaba muy sola, ¡que toda mi familia es oyente! Además no me estaba gustando nada que todo el mundo sordo viviera así, porque sé perfectamente que en todo el mundo entero somos más gente además del "mundo sordo". No sabía que hacer, recuerdo que estaba sentada en la arena mirando a España aunque hacía muy buen día para divertirse en la playa.

Intentaba hablar con los "trabajadores" de la isla que algunos eran oyentes, conseguí que dieran a mis padres una carta escrita por mi, diciendo que nunca me olvidaría de ellos y que les quería muchísimo... Pero nunca recibí su respuesta, sabía que los sordos no lo permitirían...

Ya no recuerdo más lo que soñé, pero menos mal que solamente era una pesadilla...

Muchas gracias por haber leído mi carta, que necesitaba explicarle la "realidad".
Raquel Alba.
21-12-2004


 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Articulos Firmados
· Noticias de Voces


Noticia más leída sobre Articulos Firmados:
Respuesta a la entrevista de Harlan LANE en EL PAÍS - VII


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4.66
votos: 6


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


"Respuesta a la entrevista de Harlan LANE en EL PAÍS - VIII" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrate por favor
PHP-Nuke Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL. PHP-Nuke comes with absolutely no warranty, for details, see the license.
Página Generada en: 0.17 Segundos