Bienvenido a Voces en el Silencio
Asam
Bienvenido

Menu Principal
· Inicio
· Top 20
· Archivo de Historias
· Busqueda
· Seleccion por temas

Libro: Voces o Silencio
"... “Voces o silencio”, el texto no sólo aporta –y mucho– al trabajo de los profesionales que desarrollan su tarea con sujetos con sordera o hipoacusia, sino también a esos sujetos y, fundamentalmente, a su entorno familiar..."
Para más información info@voces.org.ar


Usuarios Conectados
Bienvenido, Anonymous
Nickname
Contraseña
(Regístrate)
Membresía:
Último: Bayton
Nuevos Hoy: 0
Nuevos Ayer: 0
Total: 8798

Gente en línea:
Visitantes: 94
Miembros: 1
Total: 95

En línea ahora:
01 : Voces

Usuarios
· Foros
· Su Cuenta
· Enviar Noticias
· Mensajes Privados
· Sugerencias
· Recomiendenos
· Links - Enlaces

Preguntas Frecuentes
· Voces en el Silencio
· Como usar el sitio?
· Puedo cambiar la contraseña
· Como se editan los datos de su cuenta

 
Cuentos Cuentos: Convivir o integrar
Editado el Voces el Monday a las 16:40:38, el 06 September del 2004
Contribución de Voces

Cuento de Pedro Moreno
Enviado por Sandra
Hay un cuento tradicional que muestra al cielo y al infierno con idénticos escenarios: una gran olla repleta de exquisitos manjares y a su alrededor personas con cucharas demasiado largas. En el infierno la gente está desesperada, desfalleciendo de hambre, ya que nadie logra llevar la comida hasta su boca. En el cielo ...

por el contrario, todos lucen alegres y rozagantes; sucede que allí se dan de comer unos a los otros. Es impresionante cómo la actitud de cada uno define la suerte de todos; en el primer caso, la ruina total, y en el otro extremo, la felicidad sin excepciones.

A la hora de plantearnos la mejor forma de vivir en sociedad, muchos adoptamos la palabra convivencia, asociándola con otras dos: respeto y solidaridad. Al decir "convivencia" parecería sugerirse una atmósfera pacífica, dentro de la cual cada uno hace de su vida lo que más le place, procurando no perturbar al resto. De algún modo, esta descripción podría ajustarse al infierno del cuento: una manera de relacionarse que no da resultados positivos.

Por otro lado, los dos valores que vinculamos estrechamente con la convivencia - el respeto y la solidaridad - muchas veces quedan reducidos a una cuestión formal: respetamos tolerando a quien es diferente, y somos solidarios siendo caritativos con el prójimo más necesitado. Pero no basta con abstenerse de atacar a quien no es como uno para considerarse definitivamente respetuoso, ni anotarse una buena acción por día para catalogarse decididamente de solidario.

Estos criterios con los que solemos manejarnos -por demás equivocados, como quedó expuesto- son fruto de la ignorancia de un factor fundamental de la condición humana: la interdependencia que rige nuestras vidas. En todo cuanto hacemos dependemos de los demás, y viceversa. Esto es precisamente lo que tienen bien en claro en el cielo del cuento.

Entonces, si de interdependencia se trata, la palabra que corresponde aplicar es integración (de integrar: constituir las partes un todo). Si realmente nos sentimos "integrantes" -la expresión más atinada para definir la pertenencia a un grupo- podremos analizar nuestro comportamiento cotidiano desde otra óptica. Cada uno con su acción positiva o negativa -siendo miembro de una familia, vecino de un barrio, ciudadano de un país, e incluso habitante del mundo- suma o resta a los procesos integrativos que nos involucran simultáneamente. Así pues, el ser respetuoso y el ser solidario adquieren una nueva dimensión: valorar la diversidad y construir en conjunto, respectivamente.

El verdadero respeto lo siente quien se aboca a conocer a cada persona con apertura frente a su individualidad, creyendo que su crecimiento personal se enriquece a partir del contacto con los demás, justamente por ser distintos.
La auténtica solidaridad la practica el que está convencido de que brindándole a la comunidad todo lo que ella necesita de él, seguramente, obtendrá a cambio múltiples beneficios, amén de la satisfacción que produce la misión cumplida.

Probablemente, toda comunidad puede mirarse en la imagen del cuento: si pensamos que para que uno gane hace falta que otros pierdan, nos convertiremos en algo parecido al infierno. En cambio, si descubrimos que cuanto más ganen nuestros pares más podrá ganar uno, nos asemejaremos por fin al cielo.

A los argentinos, que hemos acuñado frases como "no te metás" o "yo hago la mía" debería preocuparnos seriamente este tema. Todavía resuenan las recientes palabras del presidente Kirchner: "Estamos en el infierno". ¿Será que ya conocía el cuento?

Pedro Moreno
El autor es director de la Asociación Civil Recapacitando


 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Cuentos
· Noticias de Voces


Noticia más leída sobre Cuentos:
Teatro para niños SORDOS


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 5
votos: 2


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


"Convivir o integrar" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrate por favor
PHP-Nuke Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL. PHP-Nuke comes with absolutely no warranty, for details, see the license.
Página Generada en: 0.16 Segundos